¿Eres mamá antivacunas?

vacunas1

¡Mis amores!

Los pediatras coinciden en que los colectivos antivacunas y los padres que optan por no inmunizar a sus hijos son una minoría en todo el mundo (aproximadamente el 3%), sin embargo, existen y tienen un efecto.

Ya sea por una idea errónea de que las enfermedades pueden combatirse de maneras más naturales, o simplemente porque no se cree lo suficiente en la química, existen madres que han adoptado una tendencia antivacunas, que aunque ha sido iniciada para “proteger” a sus pequeños, en realidad resulta perjudicial.

Por esta razón quiero hablarles sobre los motivos y argumentos que orillan a algunas madres a ser antivacunas, ¿es su caso, mis amores?

vacunas2.jpg

1. “Se trata de enfermedades antiguas, ya no representan riesgo”. Hay personas que tienen la creencia de que se trata de enfermedades raras, de otras épocas y respecto a las que no tenemos riesgo de enfermar actualmente. Esto es una verdad a medias, ya que si estas enfermedades son infrecuentes se debe precisamente a que la mayoría estamos protegidos por las vacunas.

Por otro lado, hay personas que ignoran cómo son esas enfermedades (polio, difteria, rubéola congénita, hepatitis B), no conocen su gravedad y tampoco la mortalidad que producen o el riesgo que supone padecerlas.

2. “Así se inmunizan”. Otro de los argumentos utilizados por algunas de las personas o colectivos que rechazan las vacunas es el de no administrarlas para permitir que los niños adquieran inmunidad, es decir, desarrollen la capacidad de defenderse frente a las enfermedades enfrentándose a ellas, sin embargo, hay patologías como el tétanos que, aunque se padezcan, no producen inmunidad y pueden volverse a sufrir.

También hay enfermedades, como la poliomielitis que pueden producir muerte o dejar importantes secuelas para toda la vida.

3. “Hay que dejar que la naturaleza actúe”. Finalmente existen grupos que rechazan la vacunación por motivos religiosos o basados en la teoría de que no se debe intervenir o actuar sobre la naturaleza. Siguiendo esta máxima, los miopes no usarían gafas, las personas morirían por una apendicitis o no habría partos por cesárea, por ejemplo.

Mis amores, es necesario entender que las vacunas son el único método que realmente puede funcionar como principal barrera ante un virus y el no cumplir con el carnet de vacunación de nuestros pequeños puede ser terrible para su salud.

Seamos conscientes y protejámoslos.

@EsElMundoDeYola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s