Consentir no es dar amor

¡Mis amores!

Aunque el término “consentir” puede entenderse como dar cariño o proteger, en la práctica tiene otro significado: sobreproteger, maleducar o malcriar a un niño.

El clásico niño consentido o malcriado, es aquel al que le resuelven todo, cuando ya es capaz de vestirse y comer, así como de tener hábitos de limpieza y cuidado de sus cosas. No respeta límites, mucho menos la autoridad, a menos que sea por miedo; no sabe que existen horarios, ni lugares para comer; reglas y consecuencias claras, cuando éstas no se cumplen, y razones por las cuales las normas se deben cumplir.

niños-malcriados-y-consentidos

Como papás, la sobreprotección es una muestra extraordinaria de amor que un hijo aprecia, sin darse cuenta de que le quitan la oportunidad de sentirse autónomo e independiente, por lo que, más tarde se acostumbrará a no hacerse responsable de sus actos.

Así le pueden dar amor sin consentirlo en exceso

Cuando consientes, actúas de manera egoísta, debido a que la principal preocupación es la de ser incapaces de reaccionar adecuadamente, si nuestro hijo pasa por una situación difícil. En pocas palabras, es evitarse el trabajo de enseñarle, y quitarle la oportunidad de aprender; es pasar por alto, ser permisivo, dar de manera superficial, pero no de fondo. Puedes malcriarlo de dos maneras: dándole cosas materiales, sin que realmente las necesite, o haciéndote responsable de acciones que le corresponden, para estar tranquilo. Cuando él pide y pide, y no está satisfecho, no necesita más cosas ni atención las 24 horas, sino tiempo de calidad.

Una persona que es educada así, será poco madura a nivel afectivo, porque está acostumbrada a que piensen por ella y la defiendan, lo que a la larga conduce a que sea irresponsable con las consecuencias de sus actos.

bad-kid-500x333

Tips para evitar la sobreprotección:

  • Fija de manera clara las reglas y límites a seguir.
  • Llámale la atención de manera inmediata, cuando esté realizando algo indebido. Muéstrale con voz firme, lo que no debe hacer.
  • Establece consecuencias congruentes a las faltas (no exageradas), que sean inmediatas a la acción que cometió, y estén relacionadas con la conducta que tuvo.
  • Evita los castigos físicos: privarlo de tu sonrisa y de tu compañía, puede ser la consecuencia más dura.
  • Los hábitos de nutrición, limpieza y orden, se deben hacer todos los días, de manera consistente (por lo menos de lunes a viernes). Cuanto más se respeten los horarios, más fácil será lograr esos objetivos.
  • Dale tiempo de calidad, y hazle saber que lo amas y lo admiras.

@EsElMundoDeYola

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s