Ser mamá no nos gusta todo el tiempo

el

Ser mamá es un trabajo difícil. A veces no podemos con tanto y es normal que todas las responsabilidades que conllevan esta labor se vuelvan pesadas y terminen por agobiarnos, hasta el punto de odiar ser madres, lo que no tiene que ver con el amor que sentimos hacia nuestros hijos.

Mis amores, ser madre es estar constantemente cuidando la vida de otro ser humano, no tenemos tiempo libre porque las horas en las que están dormidos las ocupamos para hacer labores domésticas, ¿o no? Y trabajamos 24 horas, los 7 días de la semana, sin descanso. Básicamente nuestra vida se resume en preocuparnos por todo.

Lo que da cabida para que el sentimiento que conlleva el odiar ser madre salga a flote y me parece que no tiene nada de malo. Anhelamos nuestra vida antes de que nuestro pequeño llegara a este mundo. Extrañamos nuestro cuerpo, nuestras horas de sueño e, incluso, nuestra salud mental. 

La realidad es que somos esclavas de sus necesidades y deseos. Cuidarlos y velar por su bienestar será algo que haremos por el resto de nuestra vida. Pero no todos entienden lo que sentimos, porque no están en nuestros zapatos. Sentimos que no tenemos en quién apoyarnos, pero no es así. 

No nos tiene que dar pena o vergüenza hablar de esas emociones, porque juro que a más de una nos ha pasado. Hay veces que ser mamá nos rebasa y nos hace dudar de nuestras habilidades, lloramos todo el tiempo y pensamos que no estamos haciendo lo correcto. A mí me paso.

La realidad es que ya no podemos hacer nada para devolvernos y aunque queramos salir corriendo y otras veces tengamos muchas ganas de llorar, la situación va a mejorar a medida que nuestros pequeños comienzan a crecer. No es una situación fácil, pero siempre podemos hacer algo. Una solución puede ser ir a terapia, porque hablar y sanar es fundamental para mejorar.

Por último, quiero aclarar que todo ello no tiene nada que ver con el amor que sentimos por esas personitas. Y aunque ser madre es un trabajo de tiempo completo, siempre podemos hacer las cosas más llevaderas. Por ejemplo, encontrar juegos entretenidos, actividades o llevarlos a actividades para deshacernos de esa energía extra que tienen. 

No te sientas mal por odiar ser madre y siempre apóyate en otras personas para que no te sientas sola. Sé que es difícil, no todo es diversión. Hay muchas cosas que tenemos que hacer y puede llegar a ser frustrante, pero siempre hay una solución. 

@layolandayque

Fuente:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s