Salir a trabajar no debe hacerte sentir mal

Es cierto que nuestra vida cambia cuando empezamos a tener hijos y es que, aún en pleno siglo XXI, el trabajo y la maternidad parecen ser dos mundos totalmente diferentes. O creces profesionalmente, porque la empresa en donde laboras requiere tu compromiso al 100%, o te enfocas en tus pequeños y dejas pasar muchas oportunidades…